TENEMOS QUE HABLAR

0
208

Por: Diego Trelles Paz

1. Para sacar adelante una literatura nacional es necesario empezar a cuestionar ciertos patrones que se repiten hace muchos años y que pasan de una generación a otra. Parece que nada cambia.

2. La literatura peruana no es la literatura limeña. Lima no es el Perú. Si no entendemos eso desde el espacio cultural e intelectual de debate, el discurso es hueco. Desde el ministerio de Cultura se habla de “descentralizar la literatura” pero para los escritores provincianos solo hay pequeños gestos que, se supone, deben agradecer. Hasta hace unos años, no les daban ni el micrófono.

3. Los escritores tienen todo el derecho a juntarse con quien deseen y a tomarse fotos entre ellos, sean oficiales o privadas. La imagen corresponde a un fotógrafo especializado en escritores. El problema no es, pues, lo que vemos en la imagen sino lo que subyace. Si en un evento internacional, el único Nobel que tiene el Perú es presentado solo por escritores limeños que pertenecen al mismo grupo editorial del escritor mayor. Si ninguno de ellos ha tenido nunca públicamente la menor discrepancia intelectual, literaria, e ideológica con el escritor mayor. Si en el panel no hay ni un solo escritor que tenga una perspectiva política y literaria un poco distinta del escritor mayor. Entonces, amigos, esta ya no es una mesa donde el público peruano pueda escuchar un intercambio serio de ideas. Parece una mesa exclusiva en un país donde la cultura VIP genera violencia. Para los lectores peruanos, ¿cuál es el sentido de esta mesa? Para el HAY Festival, que es un festival internacional de renombre, ¿cuál es la lógica?

4. Es necesario hablar. Muchos escritores se quedan en silencio por miedo a que los posterguen, a que los rechacen, a que los excluyan por opinar distinto. En la literatura peruana SÍ se castiga la disidencia. Quien diga que no, miente.

5. No podemos pensar en cambiar el Perú cuando en el mundo cultural seguimos viviendo en un mundo aparte donde el privilegio es ser limeño, blanco, y pertenecer al mismo círculo que decide tantas cosas. Eso no se llama democracia. Eso se llama dictadura oculta. En el Perú ya no queremos ningún tipo de dictaduras. Esto tiene que cambiar. Y no ha cambiado.

6. Sé que muchos dirán, como siempre, que escribo estas líneas picón porque no me invitaron a esta mesa o al HAY. Ya lo han hecho antes. En el Perú hay un pensamiento extendido que señala que todos hacen algo por algo. Nada es gratis. No los culpo, la política peruana nos ha acostumbrado a pensar en términos utilitarios. Sin embargo, creo que lo saben, quien esto escribe no necesita ningún beneficio extra y, como también saben, ha renunciado de por vida a participar en el Hay Festival de Arequipa.

7. Este post es una invitación a la reflexión. Es una invitación a pensar críticamente en una literatura peruana que, pese a no tener casi apoyo, sigue produciendo con un nivel bastante alto. Es un post que pide diálogo. Es un post, finalmente, que hace mucho tiempo quería escribir. Es hora de replantear urgentemente todo esto.

Fuente: https://www.facebook.com/photo.php?fbid=10156793958289776&set=a.46677024775&type=3&theater

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*