San Jerónimo: saberes y conocimientos ancestrales[1]

0
170

 

Juan Mescco Sinchi[2]

 

“San Jerónimo: Saberes y Conocimientos Ancestrales” es un valioso volumen que recientemente ha sido publicado. Se trata de un libro que contiene hermosas fotografías y textos muy cuidados sobre una porción del “espíritu del pueblo jeronimiano, sus valores, sus concepciones como sociedad y distrito”, parte imprescindible y peculiar del Cusco histórico.

Una edición como esta, para ser disfrutada a plenitud, requiere de una reflexión sobre el folklore como ciencia social. Al respecto dice el antropólogo cusqueño Demetrio Roca Wallparimachi: “El folklore es la sabiduría popular transmitida por vía oral, o simplemente es la sabiduría popular. Esta sabiduría es teórica – práctica, es recepción, transmisión, es conocimiento pragmático; pero es algo más: 1) Es el conocimiento que el pueblo tiene sobre el pueblo (sobre sectores mayoritarios; no sobre la autoridad, si fuera así sería imposible transmitirlo “boca a boca”). 2) Ese conocimiento que el pueblo tiene sobre el pueblo no es el histórico; sino el conocimiento o práctica del pueblo de lo que fue antes en dicho pueblo, o simplemente en dicho lugar.

Siguiendo esta definición, folklore es el conjunto de costumbres, actividades, comportamientos, prácticas y usos observados en las manifestaciones religiosas, laborales, sociales, etc.; así como los cuentos, leyendas, mitos, adivinanzas, proverbios, en fin, todas las respuestas adaptativas observadas por los miembros del sector popular.

El Distrito de San Jerónimo, con sus características sociales y geográficas específicas, presenta una diversidad cultural que abarca conocimientos, intercambio cultural, y desarrollo de actividades significativas durante todos los meses del año. Percibir estos conocimientos y actividades coadyuva a tomar cuenta del valor de un Patrimonio Cultural Material e Inmaterial con el que los jeronimianos se identifican y sienten como propio, participando en sus variados acontecimientos sociales, políticos, religiosos, entre otros.

Antes de mencionar el contenido del libro, es necesario aludir a otro punto de vista sobre el folklore: es el conjunto de conocimientos que posee el sector menos informado de una sociedad; y los productos materiales o espirituales de esos conocimientos o saberes populares. El folklore está conformado por el conjunto de hechos humanos anónimos, que de manera informal se han ido transmitiendo de generación en generación, hasta llegar a las sociedades actuales, en las que siguen rigiendo la conducta y el comportamiento de un grueso sector de la sociedad. Pero el folklore no es solamente el saber o conocimiento, es también el resultado objetivado de esas capacidades mentales que se traducen en leyendas, cuentos, rituales, ceremonias, casas, utensilios, herramientas, vestidos, comidas, prácticas médicas, religiosas, etc.

El libro “San Jerónimo: Saberes y Conocimientos Ancestrales”, trata sobre dichas definiciones. Para esto su contenido se divide en cuatro temas sobre las manifestaciones de la cultura viva.

Se inicia con “Mojones y Linderos”, eventos importantes en los que las comunidades campesinas jeronimianas hacen su reconocimiento y defensa simbólica que, con el tiempo, ha adquirido más importancia en su realización. Es interesante cómo las pobladoras y pobladores participan de manera masiva y entusiasta, los mayores, jóvenes y niños, acompañados de música, comida y bebida, culminando en sendas fiestas tras la caminata e identificación de lugares y límites. Comparten alegría entre bailes, en algunas con yunsadas animosas. Es preciso mencionar a las comunidades de: Sucso Aukaylle, Picol Orqonpucyo, Qollana Chahuanqosqo, Cachupata, Suncco, Rinconada, Pillao Matao y Conchacalla. Seguidamente se anota la historia de estas comunidades basada en textos archivísticos, culminando con la descripción del Paisaje Cultural, Lugares Míticos y Linderos de San Jerónimo, páginas que mencionan al mítico Apu Wanakauri.

Prosigue este libro con “Tesoros Humanos Vivos”. Para una lectura fructífera haremos referencia al concepto de Cultura Tradicional: es el conjunto de conocimientos, prácticas, creencias, estilos de vida de origen remoto, que llegan a la actualidad por un proceso de transmisión informal de padres a hijos, siendo básicamente patrimonio del pueblo. Esto se replica en las tradiciones del distrito de San Jerónimo. Se expone la labor de prácticas y tecnologías productivas de personas constantes en su quehacer artesanal como un sastre, una bordadora, el sombrero, el altarero y el picapedrero del pueblo. En concepto de la UNESCO estos personajes son denominados “Tesoros Humanos Vivos” sustentado en lo siguiente: “son personas que poseen en sumo grado los conocimientos y técnicas necesarias para interpretar o recrear determinados elementos del patrimonio cultural inmaterial”.

En esta publicación se describen a personajes grandes –hatun llaqtarunakuna– de San Jerónimo: la profesora Paulina Bellota Lázaro, agradable y cariñosa persona que acoge y muestra en su casa-taller sus labores en bordaduría y confección de los típicos trajes de mestiza. Su trabajo en vestidos de danzas en tamaño de muñecos debe ser expuesto al público local y regional.

El entrañable altarero Víctor Sutta Gallegos, de carácter ameno con desenvolvimiento gustoso en el quechua, nos expone sus bellas flores en oropel y las piezas de los altares que edifica en las festividades del Cusco y otras regiones.

La cocinera Josefina Ninan Martínez, persona bonachona dedicada al arte culinario, conocida como la Señora Ochi, quien dialoga sobre la comida tradicional del distrito y mucho más sobre el chiriuchu que elabora con experticia.

Anselmo Huamán Bellota, sagaz picapedrero de Waqoto, abundante en anécdotas referidas a su enérgico trabajo entre la piedra y el cincel, con su sencillez nos traduce los tallados pétreos de leones, peces, sapos y otros, vale mucho la pena conocerlo.

También, Francisco Condori Quispe, el noble y señor sastre de San Jerónimo, en medio de su máquina Singer, tijeras, agujas e hilos conversa de su experiencia durante casi 60 años en la confección de ternos, al lado de su esposa Florentina Vallenas, con aún fuertes voluntades en la sastrería.

Y coronando esta descripción de tesoros, el señor Giraldo Sutta Gallegos, fiel a su labor de sombrerero que ejerce hace 50 años, ofrece a la población los bellos sombreros de mestiza, y pausadamente dice: “aunque no se crea, hago sombreros para solteras, casadas, viudas y para fiestas”. Digno hacedor del tradicional sombrero jeronimiano que adorna las cabezas y las trenzas de las señoras de honor.

A manera de conclusión, estos personajes son integrantes de lo que se llama Arte Popular, porque están dentro de una estructura económica productiva, cumplen un papel que no significa solo la producción de objetos; sino que a través de ellos se expresa la cultura e idiosincrasia regional en su distrito; esto se debe a la transmisión de generación en generación por la que ha pasado y que se mantiene muy característica.

El contenido de la “Gastronomía Tradicional”, dentro del ámbito del patrimonio cultural inmaterial,“implica conocimientos y recursos determinados de una cultura específica para el procesamiento de alimentos y la nutrición de los seres humanos”. La preparación de alimentos se condiciona a eventos festivos (plato típico de cada festividad) y de manera cotidiana a factores de producción y climatológicos (platos típicos de la época). En esta parte del libro se lee sobre los platos deliciosos que se preparan en el distrito de San Jerónimo con receta y preparación respectivas. Cabe interesarse por un Q’apchi de setas, ch’uñu lawa, yuyu hauch’a hasta el gran chiriuchu, y muchos más que es imposible negarse a consumir.

Otro capítulo importante es sobre las “Plantas Medicinales”. En esta edición se ha tenido en cuenta la valorización, los beneficios, el uso correcto y los principios activos de cada planta. El uso de esta alternativa de tratamiento preventiva y curativa producto del uso de plantas medicinales es también una forma de manejo sostenible de las especies. Los conocimientos ancestrales ligados a la cosmovisión andina, son practicados para sanar y prever la salud, en que se incluyen agentes como remedios tradicionales, herbarios, o sea hierbas, materias y productos; y preparados que se aplican en actividades terapéuticas. En este caso, se muestra la planta con sus características generales, uso tradicional, parte que se utiliza y el método de empleo.

El libro “San Jerónimo: Saberes y Conocimientos Ancestrales” es un aporte importante para conocer el bagaje patrimonial del distrito. Está muy bien editado, la diagramación en los textos y fotografías ilustran sobre su contenido, y se espera que sirva para que los pobladores de este noble municipio se sientan reflejados y honrados en las páginas que han sido trabajadas con esmero.

 

 

[1] VELASQUEZ BERNAL, Reenzo (Editor). San Jerónimo: saberes y conocimientos ancestrales. Municipalidad Distrital de San Jerónimo. Cusco, Perú. 2018.

[2] Agradezco la adaptación breve para la publicación de este artículo a Pável H. Valer Bellota.

Compartir
Artículo anteriorEl alcalde y el Huatanay
Artículo siguienteEL MERCADO DE SAN PEDRO Y GUSTAV EIFFEL
Pavel Valer
Nosotros ingenieros del alma somos una/ Fábrica de sueños,/ Energía–una locomotora del entusiasmo, nosotros / Queremos que la novia – poesía,/ sea algo así/ como un manifiesto saludable, repartida como el polen…/ hacia los 8 vientos de la

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*