Connect with us

Economía

Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, expone la mentira de la “meritocracia” y la teoría del “esfuerzo personal”

Published

on

“El 90% de los que nacen pobres mueren pobres por más esfuerzo que hagan, el 90% de los que nacen ricos mueren ricos independientemente de que hagan o no mérito para ello”

El Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, en su libro “El Precio de la Desigualdad, expone la mentira de la “meritocracia” y la teoría del “esfuerzo personal”, señalando que el 90% de los que nacen pobres mueren pobres por más esfuerzo o mérito que hagan, mientras que el 90% de los que nacen ricos mueren ricos, independientemente de que hagan o no mérito para ello. En entrevista para CTXT señaló:

La desigualdad constituye el principal foco de atención de su trabajo. Sus tres últimos libros y su tesis doctoral hablan de ella. ¿Por qué debería preocuparnos?

Hay muchas y poderosas razones morales. En los últimos diez años la investigación ha empezado a poner de manifiesto lo negativa que resulta la desigualdad para la sociedad. Resulta mala incluso para los de arriba, que se convierten en personas diferentes -más endiosadas- gracias a ella. Como economista, me centro en estudiar por qué la desigualdad es mala para el rendimiento económico.

¿A qué se refiere cuando dice que la economía en su conjunto paga un alto precio por la desigualdad?

Crece más despacio y de manera menos sostenible. Incluso al 1% más pudiente debería preocuparle la desigualdad, por su propio interés. El periodo posterior a la segunda Guerra Mundial fue el de más rápido crecimiento económico y el de crecimiento más igualitario. Existe un un amplio consenso en torno a que ambos hechos estaban relacionados. Es decir, que fue el periodo de crecimiento económico más rápido precisamente porque las ganancias se compartieron.

Eso parece desacreditar la teoría del derroche económico…

Exacto. El ‘Trickle-down economics,’ o la economía del derroche, claramente no funciona. Nadie en su sano juicio defiende ya esos postulados. La pregunta es: ¿Cómo de mala es la desigualdad para la economía? Obviamente depende de su magnitud y de cómo se genera. Esto incluye la desigualdad creada por el poder monopolístico, o la desigualdad generada cuando los de abajo no tienen acceso a la educación, y por tanto la sociedad no utiliza todo el potencial de sus recursos humanos. Este tipo de desigualdades, características de Estados Unidos y, cada vez más, de Europa, constituyen un lastre para la economía.

En la introducción a The Great Divide escribe que, incluso desde niño, sentía que Estados Unidos no era la tierra de oportunidades que prometía ser. Explica también que el sueño americano se ha convertido en un mito, y que los motivos de la desigualdad son políticos. ¿Qué tipo de políticas han conducido al aumento y a la expansión de la desigualdad a lo largo su vida?

En primer lugar, el país nunca fue lo que nos han vendido. Me di cuenta de eso con mucha intensidad a medida que iba creciendo: nunca fue una tierra de igualdad, de oportunidades para los afroamericanos. La esclavitud acabó en la Guerra Civil, pero hoy seguimos mirando hacia otro lado ante la opresión y la falta de oportunidades, presentes todavía, como recuerda, con tanta fiereza, el movimiento Black Lives Matter. Ha sucedido algo más: nos hemos vuelto un país segregado económicamente. En otras palabras, los ricos blancos viven con ricos blancos, los pobres viven con otros pobres. Tenemos un sistema educativo ‘localista’, financiado por impuestos locales a la propiedad, de modo que si vives en una comunidad pobre te tocan colegios pobres, lo que da lugar a lo que yo llamo la transmisión intergeneracional de las ventajas y desventajas.

Usted describe cómo la desigualdad se perpetúa desde la guardería hasta la universidad. ¿Puede explicarlo?

Es fácil entenderlo pensado en un sitio como Columbia, una de las universidades de élite de este país. Como la mayoría de las universidades de élite, en el proceso de admisión no nos fijamos en la situación financiera del candidato. Se admite a estudiantes independientemente de su situación económica, y tenemos un fondo de dotación lo suficientemente grande como para compensar la diferencia entre el coste, que es de 70.000 dólares, y lo que la familia puede pagar. Muy generoso, en teoría. Pero cuando uno analiza las universidades de élite, donde el dinero no debería suponer una barrera, resulta que el porcentaje de la mitad más pobre de la población es de un 8% o 9%. ¿Cómo es posible? Estas universidades son una ganga. Si perteneces a la mitad más pobre, pueden darte 70.000 dólares al año. ¿Por qué la gente no acude en masa? La respuesta es que no han ido a los institutos que les preparan para entrar en estas universidades, y no han ido porque antes no fueron a los colegios adecuados. Y no fueron a esos colegios porque antes no fueron a preescolar y tampoco a las guarderías necesarias. Todo esto está relacionado con la segregación geográfica, y lo irónico de la llamada meritocracia es que se basa en que la gente adquiera las competencias necesarias para tener éxito en esa meritocracia, y los padres ricos pueden dar grandes ventajas a sus hijos.

También habla de las prácticas rentistas y la “financiarización” como motores de la desigualdad. ¿Por qué señala estas dos?

La rama de la teoría económica inspirada en los mercados competitivos –que lo explica todo a través de factores de oferta y demanda– no es un buen marco de referencia. En nuestra sociedad, hay mucha explotación, de diversos tipos –racial, de género, del poder monopolístico, en forma explotación de los trabajadores, los problemas de la gobernanza corporativa… Esto pone de relieve todos los fracasos del mercado. Una estadística que ilustra este hecho es que la productividad laboral ha seguido creciendo de forma bastante continua, pero hasta 1973 los sueldos y la productividad se movían en paralelo. Esto es lo que cabría esperar. Sin embargo, desde mediados de los años setenta la productividad sigue creciendo al mismo ritmo, pero los salarios se han estancado. ¿Por qué?

¿Cuál es su respuesta?

El poder de los monopolios aumenta los precios y por tanto baja los sueldos reales, y el eliminar la negociación colectiva los reduce aún más, lo que asfixia a los trabajadores. Así es cómo se debilita a los sindicatos. Dirigimos la globalización para que los trabajadores compitan con los trabajadores en China. Hay un sinfín de maneras en las que las reglas de juego han cambiado en perjuicio de los trabajadores, y el rentismo es uno de esos componentes.

¿La “financiarización” es otro?

El sector financiero ha crecido de un 2,5% a un 8% del PIB, y no hay ninguna prueba de que esto haya mejorado el rendimiento de la economía. Estos tipos son los maestros de la extracción de rentas, y han perfeccionado sus habilidades para quitar el dinero a la gente sin contribuir al progreso social. Crean riqueza arriba, pero también crean miseria abajo.

¿Cómo lo hacen?

Mediante préstamos abusivos, discriminando a las minorías, con las prácticas abusivas de las tarjetas de crédito, la usura… Cambian las leyes en su propio beneficio. En Estados Unidos, si pides un crédito de estudiante, no puedes cancelar la deuda aún estando en bancarrota casi en ningún caso. ¿Quién sería capaz de diseñar una estructura legal así? Los bancos. Eso es oprimir a los de abajo, y el dinero está yendo de abajo arriba. Además, han cometido innumerables fraudes. No terminaría nunca con la letanía de las cosas que han hecho. Jugaron un papel crucial al cambiar el marco económico entero para impulsar el cortoplacismo y la extracción de rentas rápidas en vez de invertir en la gente.

Usted ha analizado el modo en que funciona el sistema fiscal contra la reducción de la desigualdad. ¿Qué propone para combatir la evasión?

Los paraísos fiscales no son un acto de la naturaleza. De hecho, los crea el Congreso. Hemos creado un marco legal para que los ricos y las empresas, dentro de la ley, no paguen impuestos. Pero esto se puede cambiar. Se podría decidir que a aquellos que tienen el dinero en un territorio que huele mal se les impongan unos impuestos disuasorios. Por ejemplo, puedes decirle a cada americano que tiene que declarar toda su riqueza a nivel global, también la que tenga en las Islas Caimán. Ya que estas no están sujetas a los principios de transparencia, vais a pagar un sobreimpuesto del 80%. Así acabaríamos con los paraísos fiscales en una noche.

Usted defiende que la desigualdad de ingresos está relacionada con la desigualdad de oportunidades. ¿Cuál es la prueba? Le pregunto esto porque algunos afirman que la desigualdad no supone un problema, siempre que haya igualdad de oportunidades.

Cuando uno compara los datos de diversos países, aquellos que tienen un nivel alto de desigualdad tienen un bajo nivel de igualdad de oportunidades, medido de cualquier manera estándar. Eso es un hallazgo empírico.

¿Con igualdad de oportunidades, quiere decir…?

Movilidad social. La medida estándar es la correlación entre los ingresos y la educación de los padres y los hijos. Hay otras maneras de hacerlo, por ejemplo, ¿cuál es la proporción de aquellos que están en el cuartil de abajo que consiguen llegar al cuartil de arriba? Ahí tenemos un patrón sistemático.

¿Por qué pasa eso?

Los padres que tienen dinero pueden dar a sus hijos más oportunidades educativas. Las sociedades que reducen la desigualdad de oportunidades han hecho más esfuerzos para convertir la educación pública en una herramienta igualitaria, empezando por la educación preescolar.

Ha mencionado el movimiento Black Lives Matter. Hay mucho debate sobre las injusticias del sistema judicial en EEUU. Usted opina que también están conectadas a la desigualdad…

Sí, de muchas formas. Si eres rico en este país, tienes un sistema de justicia. Si eres pobre, tienes otro sistema de justicia bien diferente. Si tienes una onza de marihuana –te caen cinco años de cárcel. Si robas dinero de manera deshonesta en el sistema bancario, lo que es un robo, un fraude masivo –nadie ha sido condenado. Tenemos un sistema legal que protege a los ricos y manda a la cárcel a los pobres.

Fuente: http://gcm-mx.com

Economía

Dancourt: “Si el objetivo es reactivar la economía, entonces se debería aumentar la inversión pública y no dar paquetazos”

Published

on

“El déficit fiscal ha subido en los últimos años no porque la inversión pública ha subido – de hecho, esta se ha contraído y el gasto corriente básicamente ha estado constante–, sino porque los ingresos fiscales se han reducido 4 puntos del PBI”

 

Se han realizado protestas al interior del país debido al alza del ISC arguyendo que habrá un aumento en el costo de vida, pese a que las proyecciones hechas por el BCR indicaron que el impacto en la inflación solo iba a ser en 0.3% ¿Considera usted que esta proyección estuvo equivocada o es que se debe al panorama internacional y a especuladores como argumenta el ejecutivo?

Yo creo que hay que entender lo que está pasando, me da la impresión de que hace tiempo no pasean por las calles. El costo de transporte en algunos lugares (El pasaje), los fletes suben y, como dice el libro de texto, eso es un choque de oferta negativo que se traslada a los precios. ¿Y cuál es el problema? Que los salarios no suben y los precios sí. Y a veces golpea directamente: suben los pasajes, los salarios no suben, no puedes optar por ir caminando a tu trabajo. Entonces, tu salario real se reduce, por lo cual se dedicará menos dinero a otros gastos. En síntesis, el punto simple es que hay un alza de precios y una reducción del salario real. Yo creo ademas que hay, en las grandes ciudades – en Lima en particular– una reducción de salarios nominales porque hay una reducción de la oferta laboral por la migración. Entonces, se combinan varias cosas.

Además, ha subido el ISC de los combustibles justo cuando el precio internacional sube; por ello, el golpe es doble. En realidad, si se quiere subir el ISC y no se desea que los salarios reales bajen, ni que haya un impacto en los precios, se debería subir el ISC cuando baje el precio internacional. Ese es un mecanismo estabilizador. Y si sube el precio internacional, se baja el ISC si se busca impedir efectos sobre la inflación y sobre la actividad económica y salarios reales. Pero acá en Perú se hace al revés: una política procíclica. Entonces, obviamente la gente se va a quejar. Asimismo, todo esto ocurre con una economía paralizada (Las cifras dicen que la economía crece, pero el empleo urbano de empresas de más de diez trabajadores cae y solo hemos visto eso en las dos recesiones, la del 98 y la del 2008), por ello, la gente trabajadora, las clases medias y populares, tienen un problema de falta de trabajo, alza de precios y presión a la baja de salarios nominales. Esto lleva a una situación difícil de calmar: todos los paquetazos en este país han tenido que ver con el alza del combustible.

Créditos: Perú21Entonces, ¿qué objetivo tendría este paquetazo?

Eso expresa claramente que el ex ministro de Economía quería dos cosas: primero, reducir el déficit fiscal antes que reactivar la economía y segundo, quiere reducir el déficit fiscal cobrándole a los de abajo y no a los de arriba.

El Presidente de la República indicó que al ampliar el rango de empresas que generen deducción de impuestos se buscará que los propios ciudadanos ayudemos a controlar la evasión, ¿a opinión suya, funcionará esta medida? ¿Aumentará la recaudación fiscal? ¿Puede afectar a la formalización de las empresas?

Creo que habría que poner algunas ideas previas. Si el objetivo es reactivar la economía, entonces se debería aumentar la inversión pública y no dar paquetazos. Pero si el eje básico es reducir el déficit fiscal, yo tengo mis dudas de si la inversión pública aumentará mucho. Ahora, si el objetivo básico es reducir déficit fiscal, entonces tenemos esta combinación y la promesa de que la inversión pública va a subir, pero eso lo veremos en el camino.

La otra cuestión importante es que efectivamente el déficit fiscal ha subido en los últimos años no porque la inversión pública ha subido – de hecho, esta se ha contraído y el gasto corriente básicamente ha estado constante–, sino porque los ingresos fiscales se han reducido 4 puntos del PBI. ¿Y cuáles son las explicaciones? Bueno, primero, la caída de precios internacionales (El cobre ya está en 3 dólares y no hemos visto ninguna recuperación). Segundo, la recesión que sigue actuando y tercero la rebaja de impuestos de Thorne y Segura (Que bajaron los impuestos no a las clases medias y populares, sino a los de arriba). Esos 3 factores, en en los cálculos del Banco Central y el FMI, explican la pérdida de 4 puntos.

Hemos desandado todo lo que hicimos en materia de bajarle impuestos a los altos ingresos. Por ejemplo, la gran minería contribuye poquísimo en cuestión de impuestos – lo que tributan menos lo que le devuelven–, esto es, un 10% de lo que contribuían hace 5 años. Las devoluciones han subido de 2 mil a 6 mil millones de soles. ¿Si el sector minero no contribuye con dos o tres puntos del PBI, cómo vamos a resolver el problema fiscal? Yo creo que están equivocados, en vez de hablar de devoluciones, el ministro ha empezado hablar de impuestos al combustible, para cobrarles eso 4 puntos del PBI a los de abajo.

Entonces, si el objetivo primordial es reactivar la economía -que yo creo que debería ser el objetivo primordial-, no tienen sentido estas medidas. Por otro lado, se tiene que aumentar la inversión pública. ¿Cómo financiarlo? Va a aumentar el déficit. Pues tenemos el fondo de estabilización fiscal y otros depósitos, tenemos capacidad de endeudamiento. Se debería mandar una ley al parlamento y decir que el déficit va a ser mayor, que vamos a aumentar la inversión pública y en el camino planificar cambios tributarios al próximo año que no carguen sobre los de abajo. Asimismo, hay algunas medidas que se pueden tomar sobre la devolución. Para mí, esa es una vía simple y sencilla. Vamos ya 4 años “creciendo” mal. Si medimos el empleo moderno, este está parado desde 2015 y ahora ya cae. Entonces, si medimos la actividad económica por ese indicador, estamos en una recesión. Lo que pasa es que el INEI te dice que el sector servicios, que es más del 50% del PBI – del PBI urbano–, crece a más de 4% durante este periodo y no hay una medición real de este sector. Yo diría que esto es un artefacto estadístico que nos dice que la economía está creciendo, pero uno va a la calle y nada crece.

Se habló del régimen agrario y el Presidente señaló que no se les quitarán los beneficios a las empresas agroexportadoras, sino que se buscará ampliar el régimen a otros sectores. Sin embargo, economistas como Humberto Campodónico señalan que ya es tiempo de quitar algunos beneficios a estas empresas y enfocarnos en otros sectores. ¿Sería esta una buena medida? ¿De qué manera favorecería a la recaudación fiscal?

Yo creo que extender este régimen más allá no tiene sentido, aparte de que cuesta hacerlo. Le dieron 20 años y ya está bien. Pero más allá de eso, necesitamos un plan de diversificación productiva y el MEF no hace plan, hace caja pero no hace plan. Se requiere una intervención estatal para empujar la diversificación productiva que no nace espontáneamente del mercado. Si fuera así, ya habría salido en más de 200 años. Las exportaciones internacionales ilustran que debe haber una intervención estatal. Según mis propias preferencias, debe ser lo menor posible. Pero necesitamos un plan y saber cómo apoyar esa diversificación. Y el desarrollo de agroexportaciones es parte de eso, pero necesitamos más cosas también. Por eso tenemos que hacerlo en conjunto. Y esto es una labor estatal que requiere pensar de aquí a 10, 15 años.

Siguiendo el tema de recaudación diversas voces, como el rector de la UNI, sostuvo que el cobrar un impuesto a las Universidades Privadas con fines de lucro sería una alternativa para aumentar la recaudación fiscal. En este entender, ¿qué otras medidas se podrían dar para el aumento de la recaudación?

Bueno, ahí hay esa discusión de las exoneraciones y hay sectores que no pagan diversos impuestos. Hay un tratamiento tributario diverso que no siempre esta justificado en un plan de diversificación productiva que se basa más en lobbies. Ahora, eso hay que evaluarlo, yo creo que hay que tener cuidado con eliminar exoneraciones que afectaran a las clases más frágiles y vulnerables. Pero eso hay que discutirlo.

El punto que hay que tener en cuenta es que eso no tiene efecto ahora, sino el próximo año dadas las leyes correspondientes. Pero eso debe discutirse ampliamente, yo no estaría de acuerdo en dar facultades al gobierno y MEF para que aprueben cualquier tipo de medidas. Yo la verdad no tengo confianza, preferiría que se discuta abiertamente en el parlamento.

Por último, la mayoría de los economistas sostienen que las nuevas medidas que impulsa el MEF en lo que se refiere a tributos paralizaran aún más la economía. Sin embargo, el gobierno asegura querer impulsar la inversión y acaba de transferirse 6300 millones a municipios para proyectos. ¿De qué manera afectará esto al crecimiento de nuestra economía este año? ¿Qué medidas macro se deben tomar para poder recuperar la senda de crecimiento?

El ritmo de crecimiento lo hemos perdido hace 4 años. Por lo menos si vemos el PBI no primario, está creciendo a 2.4% (2015, 16, 17) mientras que hasta 2013 crecía a más del 7% anual. Y si ese sector no crece rápidamente no se generarán empleos. Lo otro lo podemos ver al revés: el sector urbano está parado por el lado del empleo ¿Cómo moverlo? Dos cosas: primero, aumentar la inversión pública porque este es el gasto público con mayor efecto multiplicador y, además, mejora y aumenta la capacidad productiva para el futuro (Y nosotros carecemos de infraestructura básica en un montón de terrenos). Ahora, ¿cómo aumentamos inversión pública en 1.5 puntos? ¿Primero recaudar y sacarle dinero a los de abajo y reducir el consumo? ¿Primero el efecto recesivo y luego ver si se aumenta la inversión pública? NO. Lo que hay que hacer es aumentar ahora la inversión pública. Eso quiere decir aumentar déficit a 5.5 y que el gobierno envíe un proyecto de ley que diga que el déficit fiscal será 5 y, además, diga cómo se financiará (porque hay recursos). Y el otro factor es bajar la tasa de interés, como en la crisis de 2008-2009. Ahora nos hemos quedado en 2.75, ¿por qué?

Parece haber un divorcio entre el MEF Y BCR

Tendríamos que empujar el carro con ambas manos. El otro asunto que vale notar es que ahora que están saliendo capitales de la periferia por los ajustes en tasa de interés gringas. En realidad, tenemos una situación externa razonablemente buena porque el precio de metales esta relativamente alto y la tasa de interés internacional no es excesivamente alta; se está volviendo a ajustar después de tiempo. Están las condiciones para hacer una reactivación de la economía en medio de una situación internacional que es favorable. El punto es que podemos hacerlo ahora, pero si el gobierno elije centrarse en el déficit fiscal está claro que la recesión va a continuar.

 Fuente: http://economica.pe , Créditos: PUCP: Publicado El 24 Junio 2018

Continue Reading

Actualidad

Patrimonio de los más ricos del Perú crece a mayor ritmo por tres años consecutivos

Published

on

El 15% de la riqueza en el Perú se concentró en dos familias en el 2017, mientras que la mitad de familias peruanas se ubicó en el segmento más bajo de riqueza, de hasta US$100,000, informó The Boston Consulting Group (BCG).

Por: Mirian Romainville Izaguire

     

La riqueza familiar en el Perú continuó creciendo (y concentrándose) en el 2017. La riqueza personal en el país creció 13%, cuatro puntos porcentuales más que en el reporte previo, y llegó a US$100,000 millones. El patrimonio de las dos familias más ricas representó el 15% de la riqueza total, mientras el patrimonio de más de 24 millones de familias concentró la mitad de la riqueza, según el último reporte de The Boston Consulting Group (BCG). El managing director de la consultora, Joaquín Valle, señaló que la concentración continuaría dado que desde el 2015 las tasas de crecimiento del segmento más rico del país son mayores, algo que no ocurría entre el 2010 y 2014.Valle señaló que entre el 2010 y 2014 el segmento más bajo—en referencia a quienes tienen un patrimonio valorizado en hasta US$100,000— creció a tasas cercanas al 8%, mientras que el segmento más alto—en referencia a quienes tienen un patrimonio de más de US$1,000 millones— crecía en tasas cercanas al 4%. “El crecimiento económico contribuyó a la creación de riqueza, cuanto más crece la economía se crea más riqueza en los segmentos que acumulan menos riqueza”, explicó.

Sin embargo, dicha tendencia se revirtió en el 2015. “En los últimos años el segmento de US$100,000 crece más cercano a 4% y el resto de segmentos, cerca a 7%. Los segmentos que han crecido más, quienes se están favoreciendo más de la acumulación de riqueza, son los más altos”, agregó. Señaló que esto responde a las menores tasas de crecimiento de la economía peruana—en el 2017 el PBI del Perú se desaceleró y se expandió 2.5%— y al comportamiento de los mercados de valores, así como a la evolución del dólar.

El 15% de la riqueza en el Perú se concentró en dos familias en el 2017

Destacó que el dinamismo de la revaloración de los stocks de activos reales y financieros favoreció al segmento más rico del Perú. “El segmento más alto ha tenido más capacidades de inversión porque tienen más acumulado y pueden dedicar más cantidad de ahorro y, además, porque se han visto beneficiados de una mayor tasa de retorno. También es cierto que las opciones de inversión locales cada vez son mejores”, explicó.

Frente a América Latina, la riqueza en el Perú representó apenas el 2.5% del total, que en la región superó los US$4 billones. En tanto, los residentes de Brasil y México explicaron el 61% de la riqueza personal de la región.

MÁS TRANSPARENCIA

El año pasado, la riqueza familiar en el Perú se distribuyó principalmente en patrimonio que está en efectivo y depósitos (35%), seguido de patrimonio que está invertido en acciones y fondos de inversiones (23%) y offshores (20%). En tanto, la riqueza no invertible representó el 21% de la riqueza total, este tipo de activo — riqueza invertida en bienes raíces, las empresas no cotizadas en bolsa, fondos de pensiones y seguros de vida — fue menor en 12 puntos porcentuales al promedio regional.

Joaquín Valle, de BCG, proyectó que en dos años la cantidad de riqueza que tienen las familias en las offshore descenderá a 16% al 2022. “Hoy representa el 20% de la riqueza total, en el 2013 estaba en 22.5%”, detalló, pues hay una tendencia de que cada vez haya menos riqueza en offshore.

“[Esta tendencia] se debe a mayor transparencia de dónde está el dinero y mayor colaboración entre autoridades fiscales. El otro [factor] son las acciones puntuales sobre repatriación”, explicó. El año pasado, con el régimen especial de repatriación de capitales, se logró recaudar S/.1,136 millones de los S/.4,000 millones proyectados por la Sunat.

La mayor comunicación entre la Sunat y las otras autoridades fiscales se realizará en el marco de la Convención sobre Asistencia Administrativa Mutua en Materia Tributaria, promovida por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos(OCDE) y que fue ratificada por el Congreso en mayo pasado. Como parte del convenio, las autoridades podrán intercambiar información sobre personas naturales y jurídicas, incluyendo la facturación global, los impuestos que se pagan y las transacciones que se hacen.

Valle también señaló que en el 2020 el patrimonio que está en efectivo y depósitos, y el que está invertido en acciones y fondos de inversión, crecerá 37% y 25%, respectivamente. En tanto, la riqueza que está en fondos de pensiones y seguros de vida bajará de 22% en el 2017 a cerca de 20% en el 2020. Esta cifra refleja en parte la menor rentabilidad de los fondos de pensiones que anticipan las AFP, debido al encarecimiento de los mercados. Esto afectaría sobre todo al segmento más bajo de la riqueza, dado que “para la mayor parte de las personas que tienen pocos ahorros, ése es gran parte de su patrimonio”.

Fuente: http://semanaeconomica.com, 20 junio 2018

 

Continue Reading

Actualidad

El gasolinazo y los precios en mayo: No es como lo pinta Tuesta

Published

on

Por Pedro Francke*

Frente a las protestas por el gasolinazo, el ministro Tuesta ha salido a decir que no hay ningún efecto porque el aumento de los precios al consumidor en mayo ha sido casi cero según el INEI. Pero como dijo un sabio, a veces la estadística es una forma de mentir.

Veamos algunos datos en más detalle que permiten entender por qué las protestas van en aumento.  El precio del transporte aumentó en mayo en 0,75% lo que no es poco: son 30 millones de soles mensuales más que salen de los bolsillos del pueblo. Pero esto es solo la menor parte del costo del gasolinazo, ya que la mayor parte del mismo está recayendo sobre los transportistas, mayormente autoempleados y microempresarios en el Perú (pienso usted en los cientos de miles de mototaxistas, taxistas independientes, colectiveros y dueños de combi), que sólo pueden trasladar una parte del aumento del costo a los pasajeros simplemente por qué no lo soportarían, por lo que ven reducidos sus ingresos netos.

El aumento del costo y del precio de los fletes de transporte tiene también otro efecto obvio: aumenta los precios mayoristas. En efecto, en mayo el Índice de Precios al Por Mayor aumentó 0,7 por ciento, lo que sumando todo el consumo afectado representa unos 80 millones de soles mensuales. Como los trabajadores consumidores no tienen capacidad de asumir todo ese costo adicional,  buena parte de ese costo tiene que ser asumido por los comerciantes minoristas, que en su enorme mayoría microempresarios – piense en la señora que le vende verduras, frutas o pollo en el mercado -.

Finalmente, el gasolinazo produce otro efecto: los mayoristas trasladan parte del costo a los campesinos y pequeños agricultores. Un mayorista que enfrenta mayores costo de transporte por el aumento del combustible y ve que no puede subir el precio de la papa en Lima porque no hay quien pague más, lo que hace es ir donde el pequeño agricultor y ofrecerle un precio menor por su cosecha. Eso es, efectivamente lo que ha pasado: los precios agropecuarios al por mayor han caído en promedio 1,5 por ciento en mayo, entre otros las naranjas 13 por ciento, la cebolla 10 por ciento, el limón 8 por ciento, el arroz 2 por ciento. Esto significa unos 50 millones de soles mensuales menos para los campesinos y pequeños agricultores.

No es difícil darse cuenta por qué hay protestas airadas en varias regiones del país: pasajes más caros y millones de microempresarios, de la ciudad y del campo, afectados.

“Hay tres tipos de mentiras: mentiras, grandes mentiras y estadísticas” es la frase que popularizó Mark Twain, un gran escritor norteamericano, aunque según la frase era originalmente de Benjamin Disraeli, un primer ministro inglés conservador de la época. Tal vez sea un poco exagerado, pero si una mira las estadísticas de los precios de mayo con más cuidado podrá encontrar que lo sustentado por David Tuesta no es tan cierto.

Fuente: INEI

*Pedro Francke es Magister en economía y profesor principal de la Pontificia Universidad Católica del Perú, experto en políticas sociales, ha sido Director Ejecutivo de FONCODES, funcionario del Banco Mundial, Coordinador de ForoSalud, Presidente de SISOL y Gerente General de EsSalud. 

Continue Reading

Tendencia