MENSAJE PRESIDENCIAL 2018

0
66

Sábado 28 de julio del 2018- 8:00 am, en la bella Urubamba, luego de haber disfrutado un delicioso desayuno: jugo de frutas, pan calentito, huevos revueltos, café quillabambino, queso andino, nata y mermelada; nos trasladamos a la chacra del abuelo, en Yanahuara a 10 minutos al oeste, habíamos decidido hacer guatias y parrilla andina, cargamos el coche: carnes, papas, menjunjes, chorizos, carbón, pinzas, cuchillos, mandiles, gorros, una caja de cerveza cusqueña, gaseosas, también llevamos un televisor LED, hoy es fiesta nacional y el presidente de turno estila el discurso de rigor.

Empezamos a armar el horno, con “curpas” (tierra endurecida), armada en forma de domo, luego calentada con leña para cocinar la papa, oca, habas, concluido el armado el presidente sale de la catedral aproximadamente 9:45, luego de oír misa y tedeum, regresa a Palacio de gobierno; siendo las 11:01 luego que la comisión de anuncio lo invitara, desplazándose a pie por el jirón Junín acompañado de su gabinete, el presidente Martin Alberto Vizcarra Cornejo (1963), ingeniero civil de profesión, y 61º presidente constitucional del Perú, ingresa al Congreso, atraviesa el hall de los pasos perdidos, aborda el hemiciclo, donde 128 padres de la patria, y otras autoridades ataviadas con sus mejores galas, esperan el ansiado primer mensaje presidencial.

A horas 11:06, se da inicio al mensaje, saludando a los asistentes y al pueblo peruano, ratifica los 5 ejes planteados durante su mensaje de asunción, lucha integral contra la corrupción, fortalecimiento de las instituciones públicas, crecimiento económico, desarrollo social y descentralización efectiva para el desarrollo, luego se ocupó durante gran tiempo sobre la reforma judicial y política, planteando la ejecución de un referéndum (considero un gran punto) a fin de que el pueblo participe en estas decisiones como son, modificación de ley de elección del CNM, la reelección de los congresistas, el financiamiento privado de partidos políticos, y el retorno a la bicameralidad, planteó de la misma forma varios proyectos de ley que pretenden “mejorar” el sistema judicial, anunció que el Consejo Nacional de la Magistratura, sean elegidos por concurso, cuando todos sabemos que estos son amañados y antes de que se realicen ya se conoce al ganador, la disolución de la OCMA, la modificación de la ley del proceso contencioso administrativo, la ley de sanción al abogado corrupto (y mafioso), la modificación de la ley del ministerio público y la creación del consejo de reforma de justicia.

Posteriormente se ocupó de la reconstrucción por el fenómeno del niño costero, aduciendo trabas en la aprobación de proyectos de dicha reconstrucción, sobre la economía manifestó que sigue frenada y con incertidumbre, a pesar de ello manifestó que el 2018 el crecimiento será de 4% y que el Perú  es el único país en América que ha mantenido su calificación crediticia, hablo de la sunat y del fortalecimiento del sistema cooperativo nacional, del turismo como tercera fuente nacional generadora de recursos, de las micro y pequeñas empresas, y de los 15,000 millones de dólares en nuevos proyectos mineros, sobre educación y salud habló más de lo mismo sin ocuparse de lo que realmente interesa a estos sectores como son las mejoras remunerativas, tras 107 minutos de discurso culminó un mensaje “aceptable”, tomando asiento al lado del presidente del congreso, despidiéndose y abandonando el hemiciclo acompañado de su gabinete ministerial.

Compartimos que el problema de corrupción es estructural, que necesita del concurso de todos los peruanos, sin embargo no compartimos la modificación del sistema de elección de consejeros, donde las universidades, los  colegios profesionales, elegían a sus representantes, sin embargo ahora todo se pretende hacer mediante concursos de méritos, situación que nunca ha funcionado, para nuestro Cusco no se ha pronunciado sobre ningún proyecto: nuevo o en ejecución, aeropuerto de Chinchero y hospital Lorena, ni de ninguna carretera, sistema de riego o cualquier otro proyecto.

Las carnes adobadas con ajos, pimienta, sal y un caporal de chicha de jora, están listas para su colocación en la parrilla, cocinadas en término medio, acompañado de chimichurri, y uchucuta es un bocado delicioso para los paladares más exigentes, con guatias, anís najar y un par de chelas cusqueñas disfrutamos esta efeméride y el “día de la comida peruana”, Felices fiestas patrias, viva el Perú. Hasta la vista, y punto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*