JEAN PAUL BENAVENTE, EL RETO ES LA LEGITIMIDAD

0
206

Queda una semana para el ballotage en el que los cusqueños deberemos elegir entre Jean Paul Benavente y Luis Wilson para Gobernador Regional, en medio de una campaña que se ha caracterizado por la guerra sucia desatada en las redes sociales, memes, denuncias de cuentas falsas, y hasta una absurda competencia de cada equipo de campaña por mostrar que candidato tiene los “peores” hermanos. Ha interesado más el pasado de ambos que su mirada hacia el futuro, si Benavente tiene un pasado relacionado con Hugo Gonzales y Benicio Ríos, Luis Wilson está ligado al hoy asilado Alan García y al APRA. Como dice la canción ¡ Ay que dilema!

Los debates han quedado en un segundo plano y la ausencia de equipos técnicos y propuestas viables fue reemplazada por las populistas y nada sólidas ofertas de culminar el Hospital Antonio Lorena en 100 días por parte de Luis Wilson y la de traer gas al Cusco en 6 meses por parte de Jean Paul Benavente. Ningún especialista en esas ramas ha podido sustentar la viabilidad de dichas ofertas y estas quedarán seguramente en los anales de lo absurdo.

En medio de este escenario, parece que la militancia aprista de Wilson y el sentimiento anti aprista del Cusco, inclinaran la balanza para que Jean Paul Benavente sea el próximo Gobernador Regional del Cusco en una elección donde lo más probable es que el voto en blanco y viciado supere el 40%, cifra muy alta que reflejará el descontento del electorado cusqueño ante su clase política. Sin embargo los espejismos e ilusiones de nuestros mecanismos y reglas electorales le otorgaran la victoria a Benavente, quizá solo con algo más de un tercio del total de votos en segunda vuelta y apenas 11% en primera vuelta.

Y así recibiremos el 2019, con un nuevo Gobernador Regional que heredará el pasivo de la ineficiencia y la corrupción de los gobiernos de Cuaresma, Gonzales, Acurio, Concha y Licona; una carga muy pesada de 16 años sin ninguna obra de relevancia para nuestra región desde el Gobierno Regional.

Con un 65% de cusqueños que no habrán elegido a Benavente, lo primero que podremos afirmar es que si bien este tendrá la legalidad no tendrá la legitimidad de la población, tendrá sobre todo la desconfianza de un pueblo cansado de promesas absurdas, denuncias de corrupción y muy pero muy escasos avances en nuestra calidad de vida. Si a esto le sumamos que en seis meses no tendremos gas, el escenario se tornará muy complejo.

Jean Paul Benavente va ser Gobernador Regional y su primer y principal reto no será traer gas en seis meses ni culminar el Hospital Lorena en 100 días, su principal reto, su principal desafío será lograr la legitimidad de su mandato, hacer que la población le tenga confianza y se rompa ese estigma que lo tilda de “continuista”. Al frente tendrá a Luis Wilson aún herido por la derrota, al frente tendrá a  un concejo regional que no le dará la gobernabilidad que necesita, al frente tendrá a las organizaciones sociales con demandas urgentes de resolver.

Difícil tarea que además exigirá a Benavente demostrar que no está capturado por cúpulas ni secuestrado por proveedores, y que además exigirá de él la apertura necesaria para tener un gobierno convocante, amplio, honesto y transparente.

Se viene un 2019 complicado y difícil, se viene el mayor reto de Benavente, la legitimidad y si logra eso, los cusqueños podremos esperar con la paciencia necesaria el Gas y el Hospital.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*