EL ORO DE MADRE DE DIOS

0
106

La noticia del accidente de tránsito en la ruta Cusco- Puerto Maldonado, que causó la muerte de una fiscal del Ministerio Público y dos efectivos de la Policía Nacional del Perú puso nuevamente sobre el tapete el tema del oro de Madre de Dios; su cometido era constituirse en “La Pampa” sector del departamento de Madre de Dios, para intervenir y expulsar a los “MINEROS ILEGALES”, que operan en esta zona buscando, y produciendo oro, utilizando para ello dragas, maquinaria pesada e insumos peligrosos para la vida y el medio ambiente como son el mercurio, azufre entre otros (tecnología aceptada por el ministerio de energía y minas hace muchos años).

Los gobiernos de turno desde hace casi 20 años han pretendido formalizar a estos micros y pequeños mineros solicitando requisitos difíciles de cumplir, dadas las condiciones no se ha podido llegar a ningún acuerdo, en los últimos meses la operación de esta pequeña minería dada la persecución existente a estos trabajadores, ha permitido que la producción de este “supuesto oro ilegal”, sea lavado y/o legalizado mediante la venta a precios más bajos que los del mercado a la “gran minería”, la que actúa en calidad de reducidores y formalizadores de la comercialización de este metal precioso.

El actual gobernador regional de Madre de Dios, reconociendo la realidad de su pueblo y con una posición de apoyo a los pobladores de esta parte del Perú, ha indicado que se debía de buscar estrategias para buscar una solución consensuada, compartimos el hecho de que la minería sea cual fuere el tamaño de explotación: pequeña o gran minera es una actividad productiva que contamina el medio ambiente, sin embargo se pretende hacer ver que los “mineros informales” de Madre de Dios son perseguidos, y/o satanizados por los medios de comunicación de la gran Lima, puesto que lo que se pretende es que UNICAMENTE la gran minería sea la encargada de realizar la producción del oro peruano.

En la fecha el gobierno central ha ingresado con un ejército de 1500 policías para erradicar, y retirar del terreno “la pampa”, a los 40,000 mineros y trabajadores ilegales, que son dizque los que llevan a esta parte del país: Contaminación, informalidad, ilegalidad, devastación, delincuencia, prostitución, y además de que está atentando contra la vegetación de la selva peruana. Estamos de acuerdo que este grupo de peruanos causan contaminación, pero una pregunta la gran minería no produce el mismo efecto. No existirá otra forma de poder llegar a soluciones integrales. Es legal que se realice una persecución contra estos mineros denunciándolos por lavado de activos por no poder demostrar de dónde sacan los lingotes de oro que producen, o en todo caso los tendrían que robar de algún sitio, será legal incendiar sus máquinas y vehículos, tratándolos de delincuentes, no olvidemos que la violencia siempre genera más violencia, y quien a hierro mata a hierro muere.

No será momento de buscar mejores soluciones conforme al avance de la tecnología, recuerdo que hace muchísimos años los odontólogos utilizaban el mercurio para realizar amalgamas que permitían la lucha contra la caries dental y nadie decía nada, ahora en día esas tecnologías han sido reemplazadas, no se podrá trabajar con este grupo de peruanos para cambiar de tecnología, o lo que se pretende es dejar en manos de los grandes grupos mineros el control del oro de esta zona del país.

Señor presidente, señores ministros, hagamos el esfuerzo de que el trabajo de producción de oro sea compartido con los pequeños mineros, démosle espacio para modernizar sus estrategias de producción, y sobre todo démosle oportunidad de poder dar el pan nuestro de cada día a sus hijos. Si la gran minería no contamina, tampoco puede contaminar la pequeña minería, el protocolo de Kyoto esta después del hambre de los peruanos. Hasta la vista, y punto.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*