EL NEOLIBERALISMO Y EL CRECIMIENTO ECONOMICO PARA LOS DE ARRIBA.

0
301

Las relaciones sociales de producción marcadas por la presencia de una burguesía nacional intermediaria del capital externo, ha logrado articular y construir una economía, donde los grandes valores agregados provenientes de la actividad minera en forma de billetes verdes (divisas), terminen como parte de sus activos a través del comercio y de actos de corrupción.

La producción real, maquinarias e insumos orientadas a la poca actividad productiva nacional, productos orientados al consumo, como vestidos, artefactos eléctricos, parte de los alimentos que consumimos, etc., son los mecanismos comerciales a través de los cuales, los dólares que ingresan a nuestra economía, logran volver a las alforjas del capital extranjero como utilidades, donde las grandes inversiones de intermediación comercial son extranjeras.

Los dólares convertidos en soles, que llegan al Estado como impuestos o regalías mineras, han servido para poder expandir la economía a través de la inversión pública. Esto nos permitió la creación de empleo, que, según un diario de circulación nacional, solo en el periodo de Vizcarra, creció en mas de 80,000 puestos de trabajo (empleo formal). La inversión en infraestructura educativa, de salud, vial, etc., también tienen un alto componente importado, cuya intermediación comercial también está en manos del capital extranjero con la presencia mínima del capital nacional, mecanismo a través de los cuales, los dólares fugan de nuestra economía.

Sin embargo, la intermediación comercial, parece no haber satisfecho la angurria del capital extranjero y sus socios nativos. Sino que, también lograron articularse a través del ámbito de la construcción, para lograr hacerse de los recursos del Estado, donde la corrupción de los funcionarios-desde presidentes de la república hasta alcaldes municipales- fue una necesidad. Según cálculos, se estima que en este entramado termina el 10% de los recursos orientados a la inversión pública, inversión pública tan necesaria sobre todo en sectores como salud y educación.

En este contexto, el PBI creció según las instituciones del estado en 4%. Las entidades financieras, que solo cambian de mano el dinero y cuya presencia extranjera a nivel de inversión son importantes, lograron hacerse de 6,400 millones de utilidades. La tienda por departamentos, Ripley, al primer trimestre del 2018 logró un crecimiento del 6.2% de los ingresos del retail en Perú[1].

En el periodo de expansión de la economía (2002-2012), donde los índices de crecimiento económico superaron el 8% anual (2008). El incremento de sueldos, tanto del sector privado como público, ayudado por la apreciación del tipo de cambio, nos permitió determinados niveles de bienestar económico por el importante incremento de la capacidad adquisitiva en la compra de los productos importados y señalar a las estadísticas como expresión de estos niveles alcanzados.

Por otro lado, en el periodo de desaceleración económica, que le siguió a la etapa de expansión (2013-2018), pareciera que las estadísticas le cedieron su lugar a la realidad. La pérdida de empleo, la perdida de capacidad adquisitiva por la depreciación del tipo de cambio, la quiebra de los pequeños negocios, a cuenta de las altas tasas de interés aplicados a las MYPES, que vía estos intereses alimentan el extraordinario crecimiento de las utilidades de los bancos, etc., nos vienen mostrando la crudeza de los resultados que ofrece la anarquía del mercado, donde la transferencia de riqueza de una mayoría de la población a un pequeño grupo de empresas, se da a través de los mecanismos de precios, involucrando usos y costumbres que la población no logra entender. Los 3 a 8 dólares que LATAM cobra por escoger los asientos luego de ser comprado los pasajes, la membresía que cobran los bancos, los incrementos de las tarifas al que vienen recurriendo las empresas de comunicación, los cobros extraordinarios en las instituciones educativas privadas, etc. son muestra de la cantidad de dinero que se lleva la burguesía nacional y extranjera, en desmedro de un crecimiento económico más equitativo y que incluya a una mayor parte del pueblo peruano.

La bondad del crecimiento económico para las grandes empresas de servicio, parece no ser la misma para quienes desarrollan sus actividades dentro de las actividades reales, como la, agricultura, ganadería, manufactura, las que vienen atravesando por el peor de sus momentos, agobiados por los bajos precios, ven que el mercado tiene una marcada preferencia por el origen y el tipo de capital.

Evidente que el crecimiento con perdida de empleo para la población y el traslado de riqueza de la mayoría de la población a un pequeño grupo de empresarios por los mecanismos citados, ayudados por la estructura de mercado que les permite jugar con los precios, privilegia a los grandes capitales como beneficiarios de este crecimiento del PBI, y maltrata a quienes producen de manera real,  en una economía, donde el cemento se ha convertido en expresión  de riqueza que nos dejo el periodo de expansión y donde el capital extranjero en alianza con el capital nacional, lograron acrecentar sus activos para alimentar el crecimiento de economías foráneas.

[1] https://www.peru-retail.com/utilidad-ripley-primer-semestre-2018/

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*