El mercado competitivo y las concesiones

0
53

La provisión de un bien y/o servicio lo puede realizar el mercado por sí solo, sin ningún tipo de intervención por parte de Estado, o por otra lo puede hacer el mismo Estado, cuando éste bien y/o servicio es de interés general, y el sector privado no lo va a proveer porque no le resulta rentable. El Estado puede utilizar el mecanismo de la provisión del bien y/o servicio mediante concesiones. Las dos formas de provisión tienen ciertas particularidades, tal como se desarrolla a continuación.

Un mercado competitivo garantiza que el bienestar social sea lo más grande posible. Se hace el supuesto de que en este tipo de mercado no existen fallos de mercado, los cuales pueden ser poder de mercado, externalidades, asimetría de información, bienes públicos, monopolios, y entre otros. En éste mercado, los precios fluctúan de manera libre de acuerdo a las fuerzas de la demanda y la oferta de mercado. Si la oferta evoluciona de manera positiva ya se por la innovación o incremento de la tecnología o por otros factores, como que esto tiene efecto en una disminución de los costes medios de producción y esto mismo se refleja en la disminución de precios, y por lo tanto en el incremento del bienestar del consumidor. Los productores siempre querrán tener beneficios altos y verán cómo incrementarlo.

Los fallos de mercado se pueden conceptualizar como ciertas condiciones en donde el mercado deja de ser competitivo. Una de ellas, es la presencia de monopolios naturales en el mercado. Los monopolios naturales tienen la característica de presentar economías de escala, lo cual quiere decir que los costos medios disminuyen a medida que aumentan el nivel de producción. Bajo esta condición a la economía le conviene tener una sola empresa proveyendo el bien y/o servicio, ya que la presencia de varias empresas conllevaría a una provisión ineficiente, incrementando los costos de producción.

Una modalidad de la provisión del bien y/o servicio de interés general, como el servicio de transporte, en la cual el Estado puede optar por concesionar la infraestructura por un periodo en promedio de treinta años, ya sea por motivos de liquidez o por compartir riesgos u otros factores. En las concesiones, el Estado le otorga toda la facultad a una empresa privada, para que opere y provea el servicio durante el tiempo que sea previsto en el contrato de concesión y bajo ciertas condiciones.

Bajo esta condición, se presenta el problema Principal-Agente. El principal contrata a un agente para beneficiarse de alguna conducta, servicio o hecho o hecho por éste último, el cual no es directamente observable por el Principal. Es posible que ambos coincidan o no en sus intereses.

Una posible solución es la implementación de ciertas normas o leyes que modifiquen la conducta del Agente para que cumpla las exigencias o metas propuestas por el Principal.

Entonces, un mercado competitivo es la situación más deseada. Bajo la presencia de fallos de mercado, el mercado se hace menos competitivo. Algunas veces el Estado opta por hacer concesiones de algún servicio, lo cual no siempre conlleva a que la provisión del servicio sea la más óptima. Para que la provisión del servicio sea la más óptima, debe diseñarse mecanismos que ajusten, o que modifiquen el comportamiento de este mercado hacia un mercado competitivo.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*