El mercado competitivo, la ley antimonopolio y el bienestar social.

0
1307

Un mercado competitivo cualquiera que sea, tiene cuatro supuestos fundamentales: primero, hay muchos vendedores y compradores en el mercado, esto garantiza que cada empresa tiene una cuota de mercado muy pequeña, y no tiene el poder de influir en la cantidad y precio del producto; segundo, el producto que todos las empresas venden, es homogéneo, por lo tanto los consumidores van a comprar a cualquiera de las empresas orientándose solamente a quien ofrece a un menor precio; tercero, existe libertad de entrada y salida del mercado, con ello garantizamos que los costos de transacción en el mercado es nula, y cuarto, existe información perfecta, tanto el consumidor y el productor, tienen la misma información sobre el producto. Con todo ello se consigue el mejor bienestar para la sociedad. Tanto la población como las empresas van a estar contentos. El mercado alcanza el mejor equilibrio.

Cuando uno de los supuestos se quiebra, aparecen los fallos de mercado, como la existencia de poder de mercado, dándose la característica de que solo una empresa tiene una cuota de mercado muy alta, bajo este supuesto la empresa dominante en el mercado, puede influir en la cantidad y en el precio del producto de manera muy fácil, eliminando a toda competencia que existiese; y con ello nos alejaríamos del equilibrio logrado bajo el supuesto del mercado competitivo.

Un mercado competitivo es la situación más favorable para la sociedad. Existen muchas empresas que quieren vender su producto, a un precio muy asequible. Esta situación hace que el mercado sea dinámico, las empresas buscaran formas de innovar, de ser los mejores en el mercado y con esto se benefician los consumidores.

Las fusiones o adquisiciones empresariales, es un tema relevante. Actualmente existe un vacío legal, en la regulación sobre este asunto. Lo que incita a que los agentes económicos tomen una decisión muy diferente a una situación de que existiese tal regulación.

Existen opiniones bien marcadas con respecto a las fusiones o adquisiciones empresariales; una de ellas, argumentan que las fusiones o adquisiciones genera un mayor dinamismo en la economía, logrando economías de escala y una mayor competitividad en el mercado y mayor bienestar para la sociedad, y por otra parte, se argumenta que la competencia en el mercado se ve restringida, cuando las empresas que quieran fusionarse tienen una cuota de mercado bastante alta, con ello solo se llegaría a una concentración mayor, y un bienestar menor para la sociedad.

Si el poder de mercado se ve afectado, y que esto, afecte al desarrollo competitivo del mercado, esa fusión o adquisición no sería tan deseable para sociedad. La sociedad en su conjunto estaría perdiendo y la competencia en el mercado se vería debilitada.

Entonces, tiene que existir un organismo que regule y dé las normas claras para la evaluación de si la fusión o adquisición, es beneficiosa o perjudicial, para la sociedad en su conjunto. Este es el vacío legal que existe actualmente en el Perú. Las fusiones o adquisiciones se realizan de manera libre hasta el momento, sin que nadie supervise ni controle ni lo evalúe, los beneficios o las pérdidas que podrían ocasionar estas transacciones económicas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*