BIEN AHÍ, LECHE GLORIA CTM.

0
2236

Escribe Rodolfo Ybarra

 Ahora resulta que todos se dieron cuenta de que leche Gloria no es leche sino cualquier cosa con un poco de pintura blanca, talco o yeso, pero si esta denuncia ya tiene años, y como siempre aquí a nadie le importa: el consumidor es la última rueda del coche y le puedes dar cemento y decir que es menestra o le puedes vender chocolate cuando solo son saborizantes con tartrazina y edulcorantes que a la larga te darán un cáncer o te volverán vegetal, pero eso tampoco a nadie le importa. En este país-corral de chanchos solo importan los empresarios, los millonarios, los políticos y sus chupamedias. El resto del país tiene que arreglárselas como pueda.

Y es que, como nos estamos dando cuenta, hemos entrado de cabeza (y no de pies) al mundo moderno. Esto es Alicia en el país de las maravillas y aquí nada es lo que parece ser. Ni el queso es queso (mucho menos esos plásticos con cadmio y derivados del petróleo), ni el yogurt es yogurt (las cepas las sacan de una jeringa), ni el café es café (como el transgénico que produce Nestlé), ni la mantequilla es mantequilla (solo pura margarina) ni los jugos de naranja, durazno, mango, etc., que venden en cajas son tal, solo productos procesados y coloreados para hacerte pasar gato por liebre. Y hasta los huevos son producto farmacéuticos (por eso hay que pedir huevos de granja o huevos kosher), y el arroz chino lo están procesando junto a los plásticos.

Y es que la mercadotecnia y la publicidad solo requieren que haya un uno por ciento de verdad en todas las porquerías que nos venden, luego se aprovechan que las leyes están dictadas por los mismos empresarios (vía sus lobbys) para seguir engañando y lucrando incluso con la salud de los consumidores, gran parte de ellos niños, bebés y ancianos. Lo que importa aquí son las viles ganancias. Vender mierda como si fuera el elixir de la vida. Eso sin contar que muchos de estos productos de “pan llevar” incluyen adictivos, ergo, drogas sintéticas y/o estimulantes para generar dependencia y así sigas comprando hasta que te mueras.

Finalmente, todo esto es un pequeño detalle de lo que es el capitalismo, y Gloria, como muchas empresas, lo sabe bien, por eso mismo nunca ha tenido ni tendrá compasión por lo que todos esos químicos puedan hacer con tu cuerpo. Y a lo mucho lo que tendrá que pagar es un sencillo por “publicidad engañosa” y listo: muerto el perro, muerto la rabia, porque los grandes escándalos de las empresas se solucionan con plata y con coimas.

Y esto lo saben bien los que trafican detrás del estado y detrás del ministerio de salud porque aquí no tenemos ministerio del consumidor, como hay en Bolivia*. Y no te olvides que “la leche es vida y tienes que tomar tres vasos al día”. Bien ahí, leche Gloria ctm.

*Bolivia tiene Viceministerio de Defensa de los derechos del usuario y del consumidor. En Europa existe el Centro Europeo del Consumidor.

(Columna del autor aparecida en Lima Gris. 05/06/2017)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*