BALLENA 52 HERTZ – La ballena más solitaria del mundo

0
121

En 1989, un equipo de biólogos de la Woods Hole Oceanographic Institution (WHOI) detectaron un sonido inusual en el Pacífico Norte. Era un sonido de muy alta frecuencia para ser el de una ballena: 52 Hz, lejos de los normales 15-25 Hz que es el rango que utilizan las ballenas (la ballena azul puede dar sonidos de entre 10-40 Hz), aunque muy bajo para el oído humano (como la nota más baja de una tuba). Volvieron a detectarlo en sucesivos años.

Las ballenas se comunican con unos característicos “cantos”. No se sabe a ciencia cierta si lo hacen por atraer a parejas, con lo que habría un proceso de selección sexual; un comportamiento competitivo entre machos para buscar hembras, marcar territorios, socializar, navegar, etc. Es un tema que todavía hoy día está en investigación.

La cuestión es que al finalizar la Guerra Fría, la U.S. Navy desclasificó parcialmente su sistema SOSUS, un hidrófono pensado para monitorizar los submarinos rusos. Utilizando ese sistema, el equipo de biólogos pudieron ir siguiendo aquel sonido a 52 Hz y lo fueron siguiendo. Era difícil aceptar que era de una ballena, pero aquellas características de encontrarlo en un determinado lugar cada estación no dejaba otras opciones.

Finalmente aceptaron que no podía ser de otra manera. Nadie sabía si era macho o hembra, ni siquiera la especie. Las explicaciones que tenían era que o bien era debido a una malformación o una ballena híbrida entre dos especies. Fuera como fuera, la siguieron un año detrás de otro y fue una oportunidad única para poder conocer las actividades estacionales.

El oceanógrafo William Alfred Watkins fue registrando sus sonidos durante 12 años. Aunque se retiró en 1996, siguió trabajando y en 2004, pocos meses antes de morir a los 78 años, publicó el paper sobre las grabaciones . No fue lo único que hizo este científico, pues contribuyó también más de 190 publicaciones durante su carrera, así como crear una biblioteca de 20.000 sonidos de 70 especies. Cabe destacar que también se interesó en lingüística, llegando a dominar más de 30 idiomas africanos.

Pero volvamos a la ballena. Gracias a esos seguimientos se supo que la ballena viajaba entre 31 y 69 kilómetros por día y en función de las diferente años había viajado desde 708 kilómetros hasta los 11.062 en 2002-03. En el caso de que aquellos cánticos fueran, como dicen, canciones de amor no tuvieron respuesta. Es por ello que ha llegado a ser conocida como “la ballena más solitaria del mundo”. Su canto fue madurando con el devenir de los años. A pesar de su soledad, se fue desplazando arriba y abajo por delante las costas de Canadá y EEUU.

A partir de 2013 ya no volvieron a detectarse los cánticos de aquella ballena. El suceso fue tan curioso que incluso se hizo una fundación para hacer un documental sobre ella y Leonardo DiCaprio donó 50.000 dólares.

Fuente: https://www.xatakaciencia.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*