ACCIDENTES Y/O CRIMENES DE TRANSITO

0
89

Los principales medios de comunicación hablados y escritos, con frecuencia diaria informan sobre la ocurrencia de “accidentes de tránsito”, el ocurrido el 2/1/2018 en el serpentín de Pasamayo por la invasión de carril de un tráiler ocasionó que el bus de pasajeros de la empresa San Martín sea impulsado al abismo llegando hasta el mar, ocasionando la muerte de 52 personas, actualmente el chofer del tráiler está detenido por este crimen de tránsito terrestre que enluta al país por la irresponsabilidad de choferes insensatos, violentos y amantes de la velocidad.

En el mundo cada año causan la muerte de 1.3 millones de personas, el 93% de accidentes se suscitan en países de ingresos medios y bajos propietarios del 54% de vehículos matriculados, en nuestro país durante los últimos años se ha logrado políticas que permitan la disminución de los mismos, y la reducción de víctimas mortales, la creación de la Superintendencia de Transporte Terrestre (SUTRAN), y la implementación de “Tolerancia Cero” así lo confirman.

El incremento del parque automotor, entre vehículos livianos y pesados en 2017 ingresaron al país un promedio de 175,000 vehículos, superior a los 112,000 vehículos que se importaron el 2010, las 2,322 víctimas fatales del año 2013, y los 2,175 fallecidos del año 2016, confirman la ocurrencia de similares estadísticas, adicionalmente se conoce la ocurrencia de 116,487 personas heridas en accidentes durante el año 2013, y en el año 2016 ocasionaron 87,129 heridos notándose una reducción importante a este respecto.

La severidad, la mano dura frente a los malos conductores, no logra disminuir en proporción geométrica la ocurrencia de éstos, inclusive se ha dispuesto la privación de la libertad para choferes causantes de muerte en accidentes de tránsito, así como la suspensión y anulación definitiva de la licencia por conducir en estado de ebriedad, sin embargo los más beneficiados por la comisión de estas inconductas son los miembros de la policía nacional quienes negocian en muchos casos con los involucrados a fin de obtener réditos económicos, los conductores al estar muy próximos a perder definitivamente sus brevetes optan por “coimear”, beneficiándose de alguna manera: todos.

Las escuelas de tránsito, las empresas de revisiones técnicas vehiculares no cumplen a cabalidad los objetivos de esta normativa, logrando enriquecerse y beneficiarse económicamente del tecnicismo con el que se ha pretendido abordar el tema de disminución de los accidentes de tránsito.

La renovación del parque automotor peruano, y las posturas consumistas que hacen que mayor número de personas accedan al “carro nuevo propio”, contribuyen de alguna manera al incremento de estos accidentes pues cada año un promedio de 150 mil nuevos conductores “no tan expertos” (chalecos) se suben al volante, creando una tendencia de ocurrencia de mayores accidentes. Los gobiernos regionales y sus direcciones de transportes, en afán de buscar el lucro y no contribuir al cumplimiento exhaustivo de las normas de tránsito, ofrecen al mejor postor licencias de conducir en carruseles, sin contar con la capacitación efectiva y real que exige el difícil parque automotor de nuestras principales ciudades del Perú.

Otra estadística que merece la pena conocer es que en la actualidad el 33% de los accidentados fatales corresponden a peatones, la cifra ha disminuido ostensiblemente en el año 2,000 el 80% de los muertos por accidentes de tránsito correspondían a peatones, principalmente esta disminución es efecto de la alta sensibilización de los medios de comunicación en la prevención de los mismos, esperamos que en los próximos años los accidentes con víctimas fatales desaparezcan, en bien de la colectividad (como sucede en los países de primer mundo). Para ello es necesario el concurso de todos los involucrados en esta difícil tarea, hacer leyes que se cumplan: la velocidad en zonas urbanas no debe ser superior a los 50 Km/h, el uso del cinturón de seguridad para todos los pasajeros de los vehículos reduce el porcentaje de decesos por accidente hasta en un 50%, de otro lado los vehículos motorizados que se venden en el 80% de países del mundo no cumplen las normas básicas de seguridad (uno de ellos Perú), y finalmente mejorar la infraestructura vial haciéndola segura a fin de disminuir el riesgo de sufrir accidentes. Hasta la vista, y punto.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

*